Antes de entrar en ideas que pueden venir bien, es importante tener en cuenta que la piel delicada de un bebé es más vulnerable a desequilibrios como la piel atópica. Así, quedan descartados productos de baja calidad, siendo preferible optar por materiales ecológicos y sin presencia de sustancias dañinas.