Parece que el champú sólido está de moda. Y aunque a muchos sonará raro esto de un champú sólido (nada que ver con los de toda la vida), sus ventajas hacen que sea una moda que está para quedarse.