Se acerca el frío y nuestra piel estará expuesta a temperaturas bajas.

Los vasos sanguíneos se contraen, alterando el metabolismo cutáneo: deshidratación de la piel y una menor regeneración son las señales que podrás notar.

Pero el cambio en el metabolismo de la piel no lo es todo.

En la hora del baño, preferimos una temperatura un poco más elevada. Esto hace que nuestra piel se deshidrate aún más por lo que es recomendable optar por duchas rápidas y productos hidratantes como la avena, evitando los geles de baño que contengan glicerina y que aumentan la deshidratación de la piel.

Mantener la piel hidratada

  • Ducha rápida y con agua templada
  • Jabones o geles de baño hidratantes y sin glicerina
  • Aplicar crema hidratante al salir de la ducha
  • No olvidar labios, cara y manos (zonas expuestas al frío y al viento)

Para mantener la piel hidratada, no es suficiente optar por baños cortos y templados o la utilización de geles de baño de avena y sin glicerina. También hay que mantener un consumo adecuado de agua.

Beber agua

Beber agua con la llegada del frío se hace más difícil pero es igual de importante.

Si eres de los que no te gusta beber un líquido insípido, puedes optar por infusiones no azucaradas. Te dejo algunos ejemplos:

  • Manzanilla con Jengibre fresco
  • Naranja con canela
  • Limón y pimienta de cayena

Además, puedes introducir en tu alimentación los caldos y las sopas, preparaciones de cuchara típicas de las estaciones más frías y que te aportan nutrientes y agua.

Como puedes ver, no es difícil mantener una buena hidratación en otoño. Tu piel te lo agradecerá.

Más de 260 millones de personas sufren de trastornos de ansiedad en el mundo, siendo
Category
Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *