Se acerca el frío y nuestra piel estará expuesta a temperaturas bajas. Los vasos sanguíneos se contraen, alterando el metabolismo cutáneo: deshidratación de la piel y una menor regeneración son las señales que podrás notar.